Historia

El compromiso social de una familia que cumple el sueño de toda una localidad.

texture

Anna Bonatti Rocca fue una activa integrante de la comunidad de Curuzú Cuatiá, cuyo trabajo social fue reconocido por los vecinos de la zona. De allí que el Centro Oncológico lleve su nombre. Continuando su legado, su hija, Elena Bonatti, advirtió la necesidad de contar con servicios de salud de alta calidad para los habitantes de la región, que debían recorrer largas distancias para recibir un tratamiento adecuado. Elena visitó los hospitales de la zona, se reunió con la comunidad médica de Curuzú Cuatiá delineó el proyecto para la construcción del Centro Oncológico. Con el apoyo entusiasta de la comunidad y gracias a la donación de Elena se concretó el sueño que permite a Curuzú Cuatiá contar con uno de los centros oncológicos más modernos de Argentina y América Latina.

Filosofía

El Centro Anna Rocca de Bonatti permite a pacientes con y sin cobertura realizar consultas médicas, procedimientos de diagnóstico por imagen y tratamientos necesarios -incluida la radioterapia- para atender enfermedades oncológicas a través de equipamiento con tecnología de última generación y profesionales entrenados en Europa. Los servicios serán totalmente gratuitos para quienes no cuenten con cobertura médica y abiertos a aquellos que cuenten con obra social o medicina prepaga. El Centro Oncológico dará un enorme impulso para el desarrollo de Curuzú Cuatiá como un polo de vanguardia en la salud con prestaciones, profesionales y servicios médicos que serán referencia en la región. En este sentido la idea es establecer vínculos con universidades e instituciones nacionales e internacionales líderes en salud oncológica. El centro oncológico se posicionará a la cabeza de la innovación y el progreso en el tratamiento del cáncer.
texture